Abhinivesa ¿Por qué le tenemos miedo a la muerte?

Publicada en Publicada en Filosofía

Abhinivesa es una palabra sánscrita que significa tenerle miedo a la muerte y en su defecto aferrarse a la vida.

Conforme he ido avanzando en el yoga he comprendiendo que la madre de todos los miedos es sin duda alguna la muerte. Este es un miedo instintivo y difícil de superar por que para el ego significa la total aniquilación y anulación de uno. Quiero dejar claro que cuando hablo de Ego (Ahamkara) me refiero al generador del “yo soy” orgulloso. Yo soy este cuerpo, yo soy lo que tengo, yo soy mis gustos y preferencias.

Este miedo a la muerte ciertamente genera una aflicción (Klesa) en nosotros y es una perturbación para nuestra conciencia (citta) por que puede crecer en miles de maneras y esparcirse hacia nuestra forma de ser y ver la vida. Esta aflicción la podemos sentir a nivel físico, como cuando encogemos los hombros o cerramos el pecho ante una situación de miedo o peligro.

La manifestación de Abhinivesa también la podemos ver en otros tipos de miedos, como el miedo a la oscuridad, a un callejón debajo de un puente o subirse a un avión … Todo lo que signifique desconocido, poco familiar y que presente un supuesto peligro para nuestra integridad física nos despierta ese temor (a veces de manera inconsciente).

Lamentablemente en nuestra educación mantuvieron la muerte como un tabú. Algo de lo que poco o nada se ha hablado y eso nos genera aun mas incertidumbre. Quisiera hacer una revisión de algunos puntos por los cuales creo le tenemos tanto temor a ese destino que todos compartimos y quizás desmantelarlo un poco y sacarlo a la luz.

¿Por qué le tenemos miedo a la muerte?

1. El ego le tiene miedo al cambio. Por lo general a las personas les gusta mantener el status quo y sin duda alguna la muerte significa cambio. Si sabemos que un cambio será positivo para nosotros entonces el temor desaparece pero si no sabemos si será bueno o malo entonces aparece.

2. El ego le tiene miedo a lo desconocido. Lo desconocido lo vemos como una amenaza. Nos genera una resistencia y un rechazo y si podemos salir corriendo por la puerta, lo haremos sin duda alguna!

3. Según Patanjali (filosofía yoguica) el miedo puede ser causado por la memoria de un dolor de experiencias pasadas. En la filosofía yoguica este punto es muy importante por que explica que esta aflicción podría deberse a vidas pasadas en las que no pudimos aceptar o resolver por completo nuestra despedida mundana.

¿Cómo podemos trabajar sobre este miedo?

Ejercicio de meditación

Primero es aceptar y reconocer que como ser humano le tienes miedo a muchas cosas. Miedo al fracaso, al amor, a la miseria…
Medita sobre este punto por que conocerte es parte del proceso.

Pregúntate ¿A qué le tengo miedo?

Segundo, medita y piensa en tu muerte. Acepta ese día con cada célula de tu cuerpo. Si logras llevar tu conciencia a ese día quizás experimentarás ese gran miedo y te darás cuenta que algo cambiará en ti. La temperatura de la sangre y el ritmo del corazón. Te suspenderás en esa sensación pero confía y no trates de controlar nada. De pronto comenzarás a flotar en un gran vacío. Mi consejo es que aceptes ese vacío y ríndete. Deja ir todo. Despídete con amor y compasión de todo lo que hasta ahora te era conocido. Probablemente llores o te invada una profunda sensación de amor. En ese momento, habrás dado un inmenso salto.

Tercero, siente tu presencia, tu presente, tu respiración. Cuando esto ocurra estarás regresando al aquí y ahora vibrando desde cada parte de tu ser. Desde ese lugar, recuerda tratar de vivir una vida al máximo de tu potencial. Dando todo de ti, recibiendo con gratitud y humildad cada día.

Date un abrazo.

Este proceso de aceptación quizás sea difícil al principio pero tranquilo, no pasa nada. Si es difícil, acepta la dificultad como tal. Abraza lo que sea que sientas y continúa día a día en este proceso de liberación física y espiritual.

Mi práctica es esta. Recordar todos los días que quizás en una hora o mañana no estaré y así puedo vivir mi día a día más presente y agradecida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *