Cuando el cancer toca tu puerta

Publicada en Publicada en Experiencias

Cuando el cáncer toca tu puerta muchas veces lo hará y sin avisar ya estará un paso adentro.

Tengo muchos familiares y personas cercanas que han atravesado por esta situación pero déjame decirte algo, es totalmente distinto cuando te toca a ti.

Cuando la palabra "precancer" entró a mi vida tuve un momento de suspensión. Me quedé colgada en el aire. A los 26 años y con tantos planes por delante, de pronto tuve que poner freno de mano a mi vida porque lo principal en ese momento fue "debo atender este tema"...fue tan de golpe... Y quieres saber que fue lo más fuerte de todo esto? Justo UN DÍA ANTES de viajar al norte del país y comenzar una carrera como instructora de yoga frente al mar, en un ambiente divino, recibo esta noticia... y tuve que deshacer todas mis maletas literal. Sabes lo que eso significó para mi? Y lo que eso me enseñó? Recuerdo que las emociones y los aprendizajes comenzaron a llegar como oleadas. Mareas gigantes en el medio del mar, tormentas eléctricas y diluvios. Si te contara la cantidad de pensamientos que vi venir por mi cabeza...
Y todo vino tan rápido.

¿Por qué a mi?

En diciembre del 2017 mientras me hacía unos chequeos rutinarios con mi ginecólogo recibí la noticia que tenía un pre-cancer en el cuello uterino y que debía ser operado.
Cuando recibí esta noticia lo positivo fue que el doctor me dijo: "estamos justo a tiempo. Justo antes de que esto se convierta en un cáncer lo podemos remover y hacerte un seguimiento constante para que no reaparezca".

En ese momento vi dos caminos frente a mi: el primero me llevaba a una vida de víctima y sufrimiento y el segundo a una vida de luchadora. Pude percibir la debilidad del espíritu pero dije no, yo no elijo el camino fácil. Si algo he aprendido en esta vida es que el camino correcto no siempre es el camino más fácil. Elegí entonces convertirme en una guerrera y confiar en mi intuición. Si el universo me ponía esta enseñanza en mi camino era por una razón y me iba a enfocar en encontrarla.

 

La pregunta ya no era ¿Porqué a mi? y pasó a ser ¿Para qué a mi?

 

Que haya sido una lesión en el cuello uterino es por algo, pensé. Muchas veces las mujeres nos alejamos de nuestros órganos sexuales porque tenemos mucha represión, mucho miedo y tristeza guardada ahí. Gracias a la sociedad y nuestra cultura nos hemos alienado de nuestro lado femenino, nuestra intuición y nuestra esencia creativa. También hemos perdido el bond con la luna, la que nos marca nuestros ciclos y que siempre nos está conversando y guiando, así no seamos capaces de escucharla.

 

Entonces me di cuenta que era momento de entablar una conversación más íntima con mis órganos femeninos y comenzar a llevarle mucho calor y mucha sanación. También por alguna razón empecé a sentir el llamado de conectarme más con la tierra. Comencé a salir a mi jardín y echarme en el pasto húmedo a oler la tierra fértil y a contarle a la madre tierra todos mis miedos y ansiedades. En la cosmovisión andina se dice que la tierra usará todo esto como fertilizantes y que en devolución me regalará ligereza y sanación.

 

Un pensamiento mágico al recibir esta noticia del pre-cancer fue: ALIMENTACIÓN SANA Y CONSCIENTE ASAP. Estoy muy agradecida que haya dejado las carnes hace tanto tiempo pero todavía me quedaban algunas cositas que sabía tenía que dejar porque no son las más saludables para mi cuerpo, como las harinas o azúcares refinadas. Dejar el pan, los quesos y los pecaditos dulces si me a costado, pero ya hace apenas unas semanas he dejado todo esto por completo y la verdad es que me siento más ligera física y emocionalmente.

 

También inmediatamente después de mis resultados comencé a inyectarme vitamina C! El doctor me dijo que gran parte de mi recuperación y eliminación de esta lesión iba a depender de mi sistema inmunológico así que me dije a mi misma: HERE WE GO! A fortalecer mi sistema inmune, pensamientos positivos y me prometí que mi cuerpo iba a ser zona libre de estrés. Mucha meditación, ejercicios de respiración, natación, visualizaciones sanadoras, bailes y cantos. Sentí que me estaba convirtiendo en la mujer que vine a ser? En gran parte, Sí.

 

Por otro lado empecé a recibir asesoramiento de nutricionistas y coaches que me recomendaron dejar el gluten, el huevo y toooodo tipo de lácteos y optar por una dieta vegana. Comenzar a consumir más suplementos como la spirulina, la maca, el aguaje, camu camu, harina de quinua, etc. Por suerte las frutas, verduras, semillas, frutos secos y granos son y serán siempre la base de mi dieta (y por eso siempre le agradeceré a mi mamá). En mi casa nunca hubo gaseosas y muy rara vez, algo chatarra.

 

Sabes que es lo bueno de dejar los productos cárnicos y derivados de animales? Que también contribuyes con el medio ambiente por que la industria animal es la que más aporta al aceleramiento del calentamiento global. No voy a entrar en detalles pero si te interesa este tema puedes encontrar miles de documentales en netflix, te recomiendo algunos: cowspiracy, what the health y food choices.

 

He decidido entonces enfocarme en una dieta alcalina y estar más conectada con las verdaderas necesidades de mi cuerpo. Muchas veces nos llevamos cosas a la boca porque "nos provoca" pero estamos siendo verdaderamente conscientes de lo que eso le puede hacer a nuestro cuerpo? La alimentación es como nuestra medicina. Qué tan importante es saber lo que comemos? Mi conciencia sobre la comida ha tenido un giro de 360 grados. No a sido fácil y sigue siendo un reto pero yo sé que una transformación se da paso a paso y la disciplina es clave.

 

También decidí alejarme del alcohol y no te voy a mentir que a veces extraño una copa de vino... pero bueno, nadie dijo que iba a ser fácil. Cuando se vive en una cultura carnívora, de alcohol, tabaquismo, etc.. tomar estas decisiones no solo afectan lo que veo en mi mesa si no los lugares que recurro y hasta los amigos que veo. Todo cambia.

Y estas son las enseñanzas del Buda.
Por que es verdad

Todo cambia

Siempre.
Nosotros y el medio ambiente.
Nada permanece igual... y hay que ver el cambio como algo positivo no lo crees?

 

Una situación fuerte que tuve que atravesar y quizás la más reveladora y humana que he tenido en mi vida fue cuando el doctor me planteó que tenía que empezar a planificar mi futuro como madre....

Ahora bien, me dijo el doctor, la opción que tenemos es hacerte este procedimiento que consiste en extraerte la lesión del cuello uterino y etc etc etc ......... vas a tener que comenzar a planear tu vida porque esto puede complicarte más adelante si quieres tener hijos etc etc etc .... y todas las mujeres tienen el deseo de ser madres etc etc etc ....

 

Y ahí yo dije: STOP.
Debo comenzar a planear mi vida y decidir si quiero tener hijos o no? A los 26 años?
Cómo puedo planear mi vida a los 26 años? Cómo puedo tomar una decisión tan grande como esa?

Recuerdo cuando el doctor me dijo eso el mundo se paró frente a mis ojos. De pronto me sentía en el medio de la habitación y mis ojos eran dos ventanas de cristal por las cuales podías ver mi alma completamente en shock.
No puedo explicarte las emociones que vinieron los días posteriores a esta cita con el doctor. Si tan solo pudiera explicarte el roller coaster emocional...!

 

"Son cosas que no puedo saber", me repetía una y otra vez. Una y otra vez.
Y sigo sin saberlo.

 

Tuve momentos en los que me preocupé mucho y podía ver como  esta situación me estaba dando mucha ansiedad. Pero cuando sentí el llamado me senté y me dije a mi misma basta, cierra tus ojos y medita. Se acabó.

 

Vivir en el presente con lo que uno tiene en sus manos, sin pedir ni más ni menos y haciendo de cada acto algo hermoso es una virtud. Sentí de alguna manera que en vez de rechazar esta situación tenía que abrazarla, aceptarla y valorarla por lo que era. No la vi como un castigo, en ningún momento se me cruzó por la cabeza, porque esta situación no estaba afectando a mi ser, solo a una parte muy superficial de mí, a este cuerpo que de alguna manera u otra igual va a vencerse.

 

A la larga me dije a mi misma, vamos a sacarle el mejor aprendizaje a todo esto, la mejor enseñanza, y vamos a ver de que manera puedo canalizar todo esto para enseñarlo y guiar a otras personas que se encuentren en este mismo camino.

 

Y así luego de 4 meses de citas y pruebas finalmente me sacaron el pre-cancer del cuello uterino. He sentido como si me quitaran un gran peso de encima. Finalmente luego de 4 meses de tanta incertidumbre, de citas y pruebas con el ginecólogo se acabó. Claro que todavía faltan los resultados de la biopsia y ver que no quedó nada más en el cuello, pero mi intuición me dice que ya está. Lo puedo sentir.

 

Esta situación a sido una gran, gran maestra en mi vida. Comprendí que nadie tiene el ticket comprado en esta vida y que en cualquier momento sorpresas como estas pueden aparecer. Estoy infinitamente agradecida que encontramos esta situación antes de un cáncer donde la recuperación hubiese sido más larga e intensa.

Esta enseñanza me ha regalado algo muy grande y es a no tenerle miedo ni a la vida ni a la muerte. Si tan solo te contara todas las veces que permanecí sentada con los ojos cerrados, sintiendo como mis lagrimas mojaban mi cuerpo, encarnando mis emociones y sonriéndole a ese momento tan humano y tan real.

 

Jamás me sentí tan vulnerable, humana y hermosa en toda mi vida.

 

Si hay algo que te puedo decir hoy es que JAMAS te des por vencida. No tengas miedo a escucharte y a despertar tu instinto, tu esencia femenina que te lleva por el lado de tu intuición. No tengas miedo de cerrar los ojos y reencarnar en tus emociones y en tu cuerpo. Nuestro paso por este mundo es FUGAZ y debemos ser responsables de nuestras decisiones y aprender a vivir cada día en plenitud y abundancia. No tenemos el futuro comprado ni escrito pero si podemos ser actores conscientes en nuestro presente. Podemos aprender a sacarle una enseñanza a cada paso de nuestra vida. Podemos también aprender a aceptar nuestra vulnerabilidad y verla como un verdadero regalo. Siento que la vulnerabilidad es lo que nos hace ser humanos, seres tan complejos y a la vez tan hermosos.

 

Me ha tomado 4 meses sentarme frente a la compu y finalmente ponerlo todo en palabras. Me he respetado y me he regalado el tiempo y el espacio para poder interiorizarlo y canalizarlo. Espero que mi experiencia te enseñe que hay que estar alertas y preparadas. No faltes nunca a tus chequeos y sobre todo cuídate mucho. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *